Excelsior

LOS ANGELES.- Marcada por la pandemia de covid-19, esta 93 entrega de los premios Óscar fue especial por muchas razones. Desde las encantadoras palabras de una actriz surcoreana de 73 años a Brad Pitt hasta el baile improvisado de Glenn Close, estos son los aspectos más destacados.

Luz tenue, invitados sin mascarillas pero en grupos restringidos, el músico Questlove amenizando la velada: el coronavirus forzó cambios en la tradicional gala de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood en el Teatro Dolby.


Además, por tercer año consecutivo, la premiación no tuvo maestro de ceremonias y, por tanto, no hubo chistes ni hilo conductor.

El orden de los premios también fue alterado. La preciada estatuilla a la mejor película no cerró la fiesta, como ha sido la costumbre, sino que precedió a los Óscar a mejor actuación protagónica femenina y masculina.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí