People

CALIFORNIA.- Liliana Carrillo, una madre acusada de matar a sus tres hijos, rompe el silencio. La mujer de 30 años habló desde la cárcel y contó su versión de los hechos. Desde su celda, dio una entrevista al canal local KGET-TV 17 y asegura que les quitó la vida para protegerlos. “Los ahogué. Lo hice suavemente. No sé cómo explicarlo. Los abracé. Los besé. Estaba pidiendo perdón todo el tiempo. Yo amaba a mis hijos”, dijo.

La joven madre dice que ella era víctima de violencia doméstica a manos de su pareja Erik Denton, padre de los niños, quien intentó quitarle la custodia de los menores. Carrillo dice que Denton estaba involucrado en tráfico de personas. “No quería que siguieran sufriendo abusos. Yo amaba a mis hijos”, aseguró. “Me gustaría que este no hubiera sido el caso, pero prometí que los protegería”.

La abuela materna de los niños encontró sus cadáveres en el apartamento donde vivían en Reseda, California. Carrillo y su esposo estaban en medio de una batalla legal por la custodia de sus hijos. Denton argumentó que Carillo estaba mentalmente inestable y temía que le hiciera daño a los niños.

El 12 de marzo Carrillo pidió una orden de alejamiento por violencia doméstica contra Denton. El padre asegura que ella lo hizo como venganza por él pedir la custodia de los niños.

Carrillo huyó de las autoridades en un auto robado antes de ser arrestada. “Intenté manejar hasta lo alto de una colina, tirarme y morir”, dijo al canal de televisión local. La mujer se mostró arrepentida. “Los quiero, y lo siento”, aseguró sobre los niños.

“¿Desearía que mis hijos estuviera vivos?, sí. ¿Desearía no haber tenido que hacer eso? Sí. Pero prefiero que no sean torturados y abusados cada día durante el resto de su vida”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí