Excelsior

Fofos: AFP

TAIF, Arabia Saudita.- Cada primavera, las rosas florecen en la ciudad de Taif, en el oeste de Arabia Saudita, salpicando el vasto paisaje desértico de este país del Golfo con pequeñas manchas de colores perfumados.

Este año, la cosecha de las rosas cae durante el mes de ayuno del Ramadán, que los musulmanes practicantes dedican a la oración y a la reflexión.

El aceite esencial de rosa que se produce en Taif se utiliza luego para limpiar las paredes exteriores de la Kaaba, la estructura cúbica de la ciudad santa de La Meca, visitada por musulmanes de todo el mundo.

El aceite perfumado es también codiciado por los millones de fieles que vienen del extranjero para realizar su peregrinación en Arabia Saudita, lugar de nacimiento del islam.

Desde hace mucho tiempo, los motivos de plantas y flores forman parte del arte islámico.

 

 

Conocida como la ciudad de las rosas, con cerca de 300 millones de flores producidas cada año, Taif cuenta con más de 800 granjas florales, muchas de las cuales han abierto sus puertas a los visitantes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí