La Talacha

Por Francisco Cuéllar Cardona

El destino del Gerardo

Por la ruta que están tomando las cosas en Tamaulipas, en todos los escenarios que se

han visualizado, el nuevoleonés, avecinado en Reynosa desde hace más de dos décadas, Gerardo Peña Flores, apunta para ser la figura política del cierre del sexenio de los vientos del cambio.

Peña Flores, es el hombre más cercano del primer círculo de Francisco García  Cabeza de Vaca. Desde el año 2000 cuando el ahora gobernador irrumpió en la escena política estatal, el Presidente de la Junta de Coordinación Política, siempre estuvo cerca de él, desempeñando las tareas de mayor responsabilidad y confianza del mandatario.

Cuando García Cabeza de Vaca fue diputado federal, Gerardo estuvo ahí; cuando se ganó la alcaldía en el 2004, ocupó los cargos más importantes; en el 2007, fue el candidato a la alcaldía y perdió, pero desde entonces fue el proyecto político por encima de todos; en la dirección general del Corett, también fue un colaborador indispensable.

Ya en el gobierno estatal, en la secretaría de Bienestar Social manejó los programas sociales para crearle una imagen futurista, incluso se fue como operador de alta confianza al PAN, estando por arriba de los dirigentes estatales. Fue enviado al Congreso del Estado para sacar adelante las leyes del régimen, y ahora busca ser diputado federal por las dos vías: de mayoría y de representación proporcional.

Más claro, ni el agua. Gerardo, será el personaje del cabecismo en el último tramo sexenal.

De hecho, en el caso de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación valide el desafuero del gobernador aprobado por la Cámara de Diputados, Peña Flores, sería ungido como el gobernador sustituto, porque así está decidido. Y más: si ni fuera así y García Cabeza de Vaca se quedara hasta el final de su mandato, en diciembre del este año, Gerardo estaría presentándose como el candidato del PAN a la gubernatura en el 2022.

Por donde se le vea, su destino está marcado para que se convierta en la figura que represente los intereses del cabecismo como grupo político en Tamaulipas. Y así lo ven desde el centro del poder, que han analizado los distintos escenarios en caso de que se consumara el desafuero.

¿Y los demás?, se preguntarán algunos. En la lógica del poder, y por las circunstancias políticas que vive el Estado, Gerardo es el indicado.

César Verasteguí, es un secretario general fuerte, que en este sexenio tiene bien definidas sus tareas: la operación política; Ismael García Cabeza de Vaca, que desde un principio fue considerado para la sucesión, el entorno lo dejó fuera; Jesús Nader, hoy por hoy el alcalde del panismo mejor evaluado, entraría si se movieran los escenarios.

La película está muy clara, y en el círculo rojo del poder estatal, pase lo que pase, está decidido todo por Gerardo, aunque no se descartan otras rutas y deseos, que desde Palacio Nacional pudieran estar considerándose.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí