Francisco Cuéllar

Los huerfanitos

El estado de ánimo en el PAN y en sus candidatos, no está nada bien. Los fantasmas

y las dudas los asaltan, y han perdido el sueño pensando en qué va a pasar con el asunto

del gobernador y con el resultado del 6 de junio.

Desde ahora, se sienten huérfanos. La euforia y las sonrisas que están mostrando ante los

electores es fingida, pues por dentro están que se lo lleva el carajo; creen que el golpe fuerte para el partido y para ellos, viene en los próximos días, porque saben, aunque lo disimulan muy bien que la suerte del gobernador no será la mejor, y que solitos van a tener que enfrentar este camino difícil que lleva al 6 de junio.

Saben que las encuestas que se ha mandado hacer, están hechas a su medida para generar un ambiente que les favorezca, pero la realidad es otra. Por ejemplo en Victoria, un encuestador muy serio de la capital, con una basta experiencia en estos trabajos, reveló a La Talacha que Pilar Gómez está ya en tercer lugar; Alejandro Montoya, candidato del PRI ya está en segundo lugar. Los victorenses han decidido y están convencidos que el PAN no es la opción: el daño que le han hecho a la ciudad, es mucho.

Salvo en Tampico, donde el candidato del PAN a la alcaldía es Jesús Nader, los azules tienen posibilidades de ganar, aunque no deben de confiarse ante una eventual sorpresa. Morena como marca está arriba en todos los municipios.

La fuerza del PAN, hasta ahora, es su poder económico. Están repartiendo dinero a manos llenas que no pasan la más mínima auditoría del IETAM y del INE. Pero lo están haciendo mal. Están amenazando a la burocracia estatal y municipal, “si no hay voto, no hay trabajo, ni compensación”, es la advertencia, que les está resultando contraproducente, pues la gente está molesta. Con estas acciones recuerdan al viejo y tramposo PRI, solo que ahora, las formas son más burdas.

Todos están pensando en Morena, y no porque sea la mejor opción, sino porque es lo que hay de nuevo. Además la figura presidencial de López Obrador, al menos en Tamaulipas es muy fuerte todavía.

Todo este entorno trae al PAN y a sus candidatos de cabeza. La zozobra los está matando. Su mejor deseo es que el desenlace del desafuero sea después de las elecciones, porque estos 30 días que faltan para la elección tendrían la figura del gobernador como fortaleza. Saben que sí designan un gobernador sustituto, aunque sea del PAN, no será lo mismo. El impacto de no tener como referente a Francisco García Cabeza de Vaca, será brutal, y peor aun, si llegarán a liberar una orden de aprehensión en su contra.

Definitivamente, el panismo no la está pasando bien y su futuro inmediato, no pinta nada bien.

Talachazos

LAS SEÑALES DE LA DERROTA.-En una campaña electoral, el mejor parámetro para saber que un candidato o candidata va perdiendo, es cuando se enoja por todo, cuando empieza a lanzar ataques a su adversario que le va ganando la batalla y cuando se olvida de hacer propuestas. Cree que descalificando a lanzando lodo a su rival, le va permitir avanzar y sumar.

Y así anda Doña Pilar Gómez, lanzando por ella misma y su equipo toneladas de estiércol a su rival Lalo Gattás.

La desesperación la está asfixiando y está mandando señales que va perdiendo la batalla, que dicen, perdió desde que llegó a la alcaldía a relevar al tristemente célebre Xicoténcatl González.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí