Por Francisco Cuellar Cardona
La unidad de los dientes para fuera
En varias ocasiones los aspirantes de Morena a la gubernatura para el 2022, se han reunido con el objetivo de pactar un acuerdo de unidad y evitar golpes bajos o puñaladas traperas. El más reciente ocurrió cerca de un mes, en el que se dijo que definiéndose el candidato, todos se sumarían con el elegido.
En todos los discursos y oportunidades que tienen en lo individual, los prospectos hablan de la urgencia de cerrar filas y evitar que el PAN, que es el adversario a vencer en la elección que viene, crezca y se fortalezca.
Todos traen en su narrativa, que es necesario el cambio y que la Cuarta Transformación debe llegar a Tamaulipas a base de argumentos y propuestas, marcando una distancia y una diferencia sobre los “vientos de cambio” que dicen, hay quedado mucho a deber.
Pero algo está pasando que esos acuerdos no están funcionando, y que lejos de unirlos los está fracturado.
Sucede que esos acercamientos y esos acuerdos se hacen de los dientes para fuera. Las traiciones y las puñaladas arrecian y se intensifican, y la unidad que pregonan queda en en la Fotografía.
Todos se pelean y golpean, y por diferentes vías impulsan campañas de descalificaciones y deja en claro que el verdadero enemigo de Morena está adentro y no fuera.
Mario Delgado, líder nacional de Morena que está obligado a jugar un papel imparcial frente a todos y a obedecer el interés del Gran Elector (AMLO), ya hizo un reporte a detalle de lo que está ocurriendo en Tamaulipas y el papel que está jugando cada uno de los actores.
En este “aquelarre morenista” que pone en riesgo la “unidad” en Tamaulipas, no está ajeno el 2024, donde él senador rebelde Ricardo Monreal está buscando por todos los medios ser el factótum del 2022 por encima del Presidente Andrés Manuel Lopez Obrador.
La unidad de la que tanto hablan los aspirantes morenistas, va a depender del rol que juegue el zacatecano, y esa información ya fue puesta en el escritorio del Presidente.
En Acción Nacional de Tamaulipas y en el Comité Nacional de este partido donde las relaciones no andan nada bien, están gozosos y aplaudiendo la camorra interna entre los morenistas. Saben que si estos se hacen garras, las posibilidades de su recuperación electoral van a crecer, y que las encuestas que hoy ponen a Morena con una ventaja de dos a uno pueden venirse abajo.
Faltan poco más de cinco meses para que Morena defina su candidato. Las encuestas se levantarán en noviembre y serán una referencia para tomar la gran decisión.
Los días que están por venir serán complejos y si no hay quien modere los impulsos y los ataques entre los aspirantes, esto se convertirá peor que una cena de negros.
Lo único que se tiene claro en todo esto, es que la decisión la tomará el Presidente, y las estridencias y golpes que se den en estos días que faltan, es en perjuicio de Morena y de ellos mismos.
El enemigo está adentro de Morena, pero las ambiciones de grupo los hacen perder la razón.
Talachazos
MAKI, A LA “COLA”.- Hasta ahora, Morena tiene definida la cuota de paridad para la elección del 2022, y en Tamaulipas será hombre, salvo que ocurra algo extraordinario.
Este definición adelantada le pega
en automático a Maki Ortiz, alcaldesa de Reynosa que quiere colarse a Morena y que incluso aparece incluida en las encuestas que se han levantado.
En Morena, los aspirantes a la gubernatura no quieren a la alcaldesa por dos razones:
A pesar de estar fuera del PAN, representa los intereses más recalcitrantes del panismo (Felipe Calderon y Margarita Zavala), y le han
dicho que se forme en la fila de atrás porque adelante de ella hay muchos que levantaron la mano, y no solo hombres sino mujeres que representan más a la 4T que ella.
En Morena, toleran a Makito, porque ya ganó una elección con estas siglas, pero a su mamá NO. Eso dicen.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí