Víctor Torres

ALTAMIRA, Tam. – Después de una semana de haberse suministrado la dosis contra el coronavirus, la paciente continúa con un hematoma en el brazo que le provocó la mala aplicación por parte del personal del ISSSTE.

Marisol Marín, lamentó que el personal que se encuentra apoyando la inoculación haya aplicado incorrectamente la vacuna, pues, le dejo un brazo inmovilizado desde el primer momento.

“Me apliqué la vacuna, el miércoles (hace una semana) y en estos ocho días han sido de terror, porque la dosis fue mal aplicada por el personal y en que consistió, en el lugar donde la pusieron”, enfatizó.

Explica que primeramente presentó inflamación del antebrazo, que no disminuía, aunado al fuerte dolor que aún persiste: “es una falta, no sé si de práctica o desconocimiento o ya estaban cansadas las enfermeras”.

Manifiesta que el responsable fue personal del Instituto de Seguridad Social al Servicio de los Trabajadores del Estado, pues, están adscritos a la Secundaria General No. 1 “Benito Juárez. Deben poner cuidado”.

Asimismo, destacó que el suministro incorrecto, le pudo causar un daño en su brazo, ya que posiblemente le lastimaron un nervio, lo que ha ocasionado que el brazo no lo pueda mover: “no es el antídoto, es cómo aplican la misma”.

Ante ello, llamó a los responsables de los programas crear grupos de trabajo, con la idea de que el personal esté en optimas condiciones y así ofrecer un servicio de calidad a los ciudadanos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí