Perla Reséndez
Fotos: Red de desaparecidos de Tamaulipas

REYNOSA, Tam.- Luego de los trabajos de exhumación realizados en el panteón Sagrado Corazón en Reynosa, se inició una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), por el estado en que fueron encontrados los 23 cuerpos.

Los trabajos de exhumación en el cementerio municipal ubicado sobre el bulevar Hidalgo, se realizaron para buscar a tres salvadoreños desaparecidos en 2013 en el río Bravo, como parte de la recomendación 20/2020 de la CNDH.

Los familiares de los desaparecidos, lograron que un fiscal otorgara el permiso para abrir las fosas en una de las áreas del panteón, al presumirse que al no ser identificados correctamente, los inhumaron en fosa común.

La presidenta de la Red de Desaparecidos de Tamaulipas, Josefina de León Mendoza, explicó que se constató y documento el estado de la inhumación de los 23 cuerpos encontrados en tres fosas.

En el polígono 3, se abrieron tres fosas, en una de ellas se encontraron 10 cuerpos, otros 12 en una segunda fosa y uno en una tercera fosa abierta, “detectando en su totalidad irregularidades en el procedimiento tales como carencia de un archivo básico de cada uno de los casos, y falta de corresponsabilidad del registro con los hallazgos”.

En el momento de inhumación, explicó, no fueron aplicados debidamente los protocolos establecidos, “aunado a una falta de dignidad lo que tiene implicaciones de graves violaciones a los derechos humanos”.

Por ello, se acordó con autoridades de la fiscalía especializada y la CNDH, se inicie lo conducente para fincar responsabilidad a quienes en su momento tuvieron la tarea de realizar la inhumación de manera correcta, “pudiendo evitar una doble desaparición de los individuos ahí encontrados”.

En el proceso de exhumación, participó un equipo multidisciplinario de identificación forense de la Fiscalía del Estado, entre los que se encuentran especialistas en antropología, arqueología, medicina, genética, odontología, dactiloscopía, entre otros.

Con la participación de la Agencia de Cooperación Alemana (GIZ) y la Fundación de Antropología Forense de Guatemala (FAFG)

“En este proceso, se aprovechó para exhumar, analizar, reordenar e identificar los cuerpos de esa área además de los que ya se andan buscando, y en tanto no sean identificados, serán depositados en el centro de resguardo de cadáveres de Miguel Alemán”.

En el panteón Sagrado Corazón, no se han inhumado ni exhumado cuerpos desde el año 2015. En un plazo de 15 días que finalizaron el 16 de julio, se exhumaron 23 cuerpos en un polígono.

“Si se continuara con los otros tres polígonos, en cuanto se tenga la autorización del juez, se podrían exhumar más cuerpos, aunque debido a las irregularidades con las que se realizaron las inhumaciones, no se tiene la precisión del número de los que puedan exhumarse.

Ahora falta esperar a que se haga la identificación de los cuerpos, para saber si entre los 23 cadáveres encontrados, se encuentran los tres guatemaltecos, “por la presión de la recomendación de Derechos Humanos, calculo que será lo más pronto posible, no podría decir una fecha”, comentó De León Mendoza.

Hasta el 2019, había alrededor de mil 600 cuerpos sin identificar en Semefos y fosas comunes en Tamaulipas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí