DestacadasLocal

Denuncian presunto abuso sexual a menor en escuela de Victoria

Perla Reséndez

VICTORIA, Tam.- El pasado jueves 02 de junio, la vida de Diana, su esposo, pero sobre todo de su pequeña de apenas cuatro años, dio un giro trágico, pasó de un día “normal” en la escuela, al horror de saber que su beba fue violentada sexualmente, hoy siguen buscando justicia.
En entrevista, la madre de tres, una chica de 18 y dos nenas de 4 y 3 años, narra que ese jueves, al pasar al “International College”, ubicado en la zona centro de Victoria, la maestra de su pequeña de 4 años, le dijo que todo estaba “bien”, confiada se fue a casa con sus dos pequeñas.
Fue más tarde cuando al preparar a su niña de 4 años para bañarla, se percató que su calzoncito tenía sangre, al revisarla, observa que en su parte íntima también había sangre, ya seca y al preguntarle, le dijo que se había caído.
Sin embargo, “al momento en que la iba a revisar, empezó a gritar alterada y decir que no quería que la pasara nada, brincó en la cama y decía que le sacaran eso de allí y pensé, esto no está bien”.
Criminóloga de profesión, para preservar la evidencia, embala la prenda de su pequeña en una bolsa ziploc y se lleva a su niña al Hospital Infantil donde un médico le pregunta a la pequeña qué le sucedió.
“Ella le dice que un viejo malo entró a la escuela y me hizo cosas”; ante ello, el doctor aplica la Norma Oficial Mexicana 046 para los casos de violencia sexual contra las mujeres y se da parte a las autoridades, y aunque realizan las entrevistas de rigor, no se llevaron la prenda para procesar la evidencia.
Fue una médico del Hospital Infantil, quien señala que la niña no sufrió un golpe, sino una presunta manipulación en su parte íntima, pues presenta una lesión interna.
Al acudir a la Fiscalía Especializada en la Investigación en Delitos contra Niños, Niñas, Adolescentes y Delitos contra Mujeres por Razón de Género, (FENNAM), como le indicaron, la dejan esperando y fue hasta otro día (sábado) que le tomaron las pruebas psicológicas a su nena.
La menor narra y dibuja a un hombre gordo y pelón a quien señala “de hacerle cosas malas, le dijo que ella era fea y que las otras niñas eran bonitas”, todo ello quedó integrado en la denuncia 803/2022.
Fue hasta ese sábado por la tarde (dos días después de los hechos), cuando la Policía Investigadora por fin recoge la prenda de la niña para tomar las pruebas periciales y hasta el lunes 06 de junio, una perito y la Policía Investigadora, acuden por los vídeos de seguridad de la escuela y ella aprovecha para recoger los papeles de sus dos niñas.
Cuál es su sorpresa, que al abrir la puerta de la escuela, hay un sujeto (gordo, pelón) tal como lo describió su niña y le informan que se trata del Director de la escuela, aunque ella narra, siempre le presentaron a una mujer como la directora del plantel.
Ese mismo día la citan para una toma de muestra de sangre para cotejar con la prenda, y una policía de investigación le dice muy segura que el director sería el responsable de dañar a su nena.
Sin noticias todo un día, el miércoles acude a la Comisión Estatal de Derechos Humanos a presentar una queja; sin embargo, también allí encontró tortuguismo en el proceso, pues le dicen, “tienen mucha carga de trabajo”.
La criminóloga penitenciaria con 13 años de trabajo en Seguridad Pública, así como su esposo quien labora como custodio, sospechan que la “justicia” tardará para su hija, pues las evidencias (prenda y vídeos), no se han procesado.
Además, pese a que el reporte médico del Hospital Infantil señala una agresión a la niña, la médico legista de la Fiscalía del Estado desestimó las lesiones que presenta la menor.
Ante esto, el jueves deciden contratar un abogado particular para llevarles el caso, pues teme que las evidencias sean eliminadas y su caso descartado.
“No nos pusieron ni a un auxiliar victimal, no conozco ni a la MP, siento que no me dieron nada, ya son ocho días, entiendo que hay carga de trabajo, pero aquí no hay nada”.
De acuerdo con lo que narra la angustiada madre, a raíz de lo sucedido, su pequeña se encuentra aterrada, afectada psicológicamente y se ha enterado por otras madres de familia y en la página de Facebook de la escuela, que hay antecedentes de irregularidades en el trato que se les brinda a los menores que allí acuden.
A partir del lunes, la menor acudirá a recibir apoyo psicológico de manera particular, pues tampoco la canalizaron a recibirla como víctima, pese a que la pequeña se encuentra aterrada por lo ocurrido.
La súplica y exigencia de los padres a las autoridades, es para que aceleren las investigaciones, para que no se pierdan las pruebas y no se de oportunidad al responsable de huir, dejando impune este delito.
“Con la inocencia de mi hija yo ya perdí todo, si me llega a pasar algo a mi o a mi familia, son ellos”, dice con la voz entrecortada, señalando al director del plantel, como presunto agresor de su pequeña, quien desde lo ocurrido, tiene miedo y sufre terrores nocturnos.

Articulos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button