DestacadasTamaulipas

Migrante en campamento de Matamoros da positivo a COVID-19

Perla Reséndez

MATAMOROS, Tam.- Surgió el primer caso positivo de COVID-19, en el campamento  de migrantes ubicado al lado del puente fronterizo. Se trata de una joven de 20 años que fue trasladada al hospital móvil “Médicos sin Fronteras”, instalado en el gimnasio de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT).

La joven mexicana, quien fue deportada de Estados Unidos por la frontera de Reynosa, llegó al campamento de Matamoros la semana pasada, donde pasó la noche, junto con otras cuatro personas.

Sin embargo, al manifestar molestias y síntomas relacionados con el coronavirus, se le practicó pruebas, tanto a ella como a las otras personas con las que tuvo contacto, siendo sólo ella, la que resultó positiva al COVID-19.

Ante la sintomatología, la joven de 20 años, fue trasladada al hospital móvil de la UAT, donde es atendida, en tanto que las otras personas se mantienen aisladas y se lleva a cabo el monitoreo de los otros migrantes.

ONG Global Response Managments (GRM), la organización humanitaria que montó el hospital móvil para dar atención médica a los migrantes ubicados en esta ciudad fronteriza, confirmó a través de su cuenta de Twitter el caso.

En el hospital móvil trabajan 45 médicos, enfermeros y trabajadores de Médicos Sin Fronteras, cuenta con 40 camas disponibles, de las cuales 20 están destinadas para la atención de pacientes leves y 20 para enfermos severos (no críticos) e igual número de concentradores de oxígeno.

En el campamento de Matamoros, hace 15 días se encontraban alrededor de mil 400 migrantes que esperan respuesta a una solicitud de asilo humanitario en Estados Unidos.

Sin embargo y debido a la contingencia sanitaria, muchos decidieron retornar a sus países de origen, principalmente en Centroamérica, quedando alrededor de mil 200 migrantes.

En ese campamento también se encuentra un grupo de entre 180 a 200 migrantes mexicanos, quienes también esperan respuesta a su solicitud de asilo o fueron rechazados, es decir, que lograron cruzar y deportados a los tres días.

El pasado 14 de abril, se confirmaron 15 casos positivos en la Casa del Migrante Nazareth en Nuevo Laredo, seis migrantes de Honduras, uno de Guatemala, tres de Cuba, uno de Camerún, uno sin identificarse su nacionalidad y tres más mexicanos.

Unos días después, el 17 de abril, un joven de 21 años, originario de Michoacán con residencia en Querétaro, y que fue repatriado por el puente internacional Reynosa-Hidalgo, procedente de Atlanta, Georgia, dio positivo.

Al ser trasladado al Hospital General de esa ciudad, escapó, por lo que se activó un operativo para su localización, siendo localizado posteriormente en la central de autobuses y trasladado en ambulancia hasta su lugar de origen, ya que no quiso permanecer en el hospital.

En la entidad operan 12 albergues y casas de migrantes, siete en Nuevo Laredo, dos en Reynosa y tres en Matamoros, a los que el Estado destina alrededor de un millón de pesos para apoyos en su funcionamiento, además de los apoyos alimentarios que reciben por parte del DIF Tamaulipas.

La Federación eliminó los apoyos para la atención de migrantes en los estados fronterizos desde el 2019; anteriormente se destinaban alrededor de 20 millones de pesos para el programa.

Articulos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button