Firmas

La Talacha

Por Francisco Cuéllar Cardona

La realidad del PAN

La confesión de Marko Cortés, líder nacional del PAN, de que su partido está perdido en Tamaulipas, Durango, Oaxaca, Quintana Roo y en Hidalgo, es una realidad que a nadie sorprende. Hacia el interior de Acción Nacional hay una crisis de credibilidad de la militancia hacia sus dirigentes y gobernantes que desencanta y desalienta.

Lo dicho por el dirigente panista ante militantes de Aguascalientes, revela lo que viene: Marko Cortés ha decidido dejar en manos de los gobernadores la suerte política del partido. Sabe que a él no le alcanza a dar la pelea desde la dirigencia y optó porque sean los mandatarios panistas en estos seis estados donde habrá elecciones, quienes decidan los nombres de los candidatos.

Ante la confesión en Aguascalientes, Marko Cortés, suelta la elección y se desatiende por completo; no quiere ser el sepulturero del PAN, y les está echando todo el paquete a los gobernadores; que sean ellos los que carguen con la derrota y no él. Así los dicen en la dirigencia nacional: Marko, simplemente no pudo, y eso lo sabía desde antes que iniciara su reelección en la dirigencia.

En el PAN nacional, dicen que figuras prominentes como Santiago Creel que ha venido acompañando a Marko Cortés en su dirigencia, ha confesado que la crisis en el PAN, es peor que la que vive el PRI, y aseguran que nada tienen que hacer frente a Morena en el 2024, “la alianza PAN-PRI-PRD, fue un fracaso y el acercamiento con los empresarios integrados al Grupo Sí por México, no han sido contrapesos políticos al régimen, y han sido derrotados por la narrativa y acciones del Presidente López Obrador”, aseguran.

“En el 2024, corremos el riesgo que nos borren del mapa”, lo dicen en reuniones abiertas en el Comité Nacional.

Por eso no les sorprende en nada la confesión de su dirigente en Aguascalientes.

En Tamaulipas, el panismo verdadero está lastimado porque nunca fue tomando en cuenta y fue desplazado por el cabecismo.

Las encuestas ponen a Morena con un 60 por ciento en las preferencias y al PAN con un 23 por ciento. La derrota electoral en el 2024 está cantada desde ahora y todo lo que se haga, será inútil, y en el primer círculo del poder lo saben.

El panismo de Tamaulipas está con Maki Ortiz, por eso desde ahora dan como un hecho que terminarán sumándose a ella si consigue la candidatura de Movimiento Ciudadano, que según dicen, está casi amarrada. Solo están pensando qué hacer con Arturo Díez-Gutiérrez, pues trascendió que existe un acuerdo entre Dante Delgado, Enrique Alfaro y Samuel García para que  Maki Ortiz, sea quien abandere la causa en Tamaulipas; se llevaría todos los votos de los panistas resentidos y harían crecer a MC de cara al 2024.

Después de los dichos de Marko Cortés, un sector del PAN se molestó tanto que hasta pidieron su renuncia, cuando sólo hizo revelaciones de la crisis que vive el partido, a la cual no es ajeno. Sin embargo, retrata con exactitud la realidad del partido azul que vive en el país horas difíciles.

En Tamaulipas está en chino que el PAN mantenga el poder, pues todos los pronósticos lo ponen en la lona y los dichos de su líder nacional, le dan el tiro de gracia.

Articulos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Le puede interesar
Close
Back to top button