Firmas

Apuntes

Apuntes

David Dorantes

Caída del partido cartel

¿Qué está pasando con los políticos que se están peleando entre sí, renuncian y se van a otras corrientes? En 2019 tuve la oportunidad de trabajar en la Campaña Presidencial por la Presidencia de Panamá, observando el mismo fenómeno que en 2020 está resquebrajando a las diferentes opciones partidistas que hay en México, incluso en Estados Unidos con los republicanos. Es notorio que empezó la caída del partido cartel.

En los últimos meses senda cantidad de políticos en México me han relatado con profunda preocupación sobre las rupturas que tienen al interior de sus partidos políticos, pues a un año de las elecciones que habrá en todo el territorio mexicano pareciera que no les alcanzará para obtener el éxito en las urnas ante tanta división, traiciones, desorganización y renuncias de su militancia. Comprendo sus temores fundados, incluso hasta afirmo que se verán cristalizados sus fracasos electorales sí no empiezan a reestructurar desde ya.

Te estarás preguntando sobre cuál es el partido cartel al que me refiero, por lo que te responderé: todos en México.

Bajo la óptica de la hipótesis de Katz Richard y Mair Peter, todos los partidos políticos mexicanos en la actualidad son partido cartel, al abandonar los modelos implantados en la década de 1970 -cuando eran partidos de cuadros, partido de masas, y partidos catch-all- para convertirse a finales de la década de 1990 en “agencias semi-estatales”, en las que abiertamente reequilibraron la opinión pública para favorecer algunas funciones del gobierno, así como instalarse como la “ventanilla alterna” de los programas gubernamentales de apoyo social.

Cambiar el modelo partidista y reorganizarlo para que tenga un actualizado propósito de su existencia como institución vital para la vida democrática de un país, tendrá que darse un honesto debate interno para evitar de la caída del partido cartel empezando por tres principales acciones:

  1. Hombre-partido

Quitar las restricciones del espacio democrático y sistema de competencia interna política-económica para erradicar al hombre-partido o aquella forma de actuar bajo el lema “el partido son sus líderes” que dictan arbitrariamente la vida de toda la organización desde su imposición.

  1. Desalineamiento y realineamiento

Desalinear la vida partidista de la vida gubernamental dejando de ser “agencias semi-estatales” compartiendo el control de los programas sociales del gobierno, logrando una autonomía mutua -estratarquía- entre el gobierno y el partido, para después realinearlo hacia la sociedad a la que debe representar.

  1. Identidad partidista

Redefinir la identidad partidista de cara al nuevo contexto social, donde el electorado ya no busca luchas sino causas sociales, donde la militancia tiene matices y tiene que ser escuchada, donde nace la razón de existir por debajo de la tierra hacia su nivel más cupular de la organización del partido.

¿Qué está pasando al interior de los partidos políticos que parecen que sus rupturas los pudieran llevar a la derrota en las elecciones de 2021? Han sido más de dos décadas de conducirse como un partido cartel, ante una realidad que ya cambió, será muy complejo ganar electoralmente. ¿Y tú, qué opinas?

www.daviddorantes.com

Articulos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Le puede interesar
Close
Back to top button